Seguros de salud y enfermedades preexistentes

Seguros de salud y enfermedades preexistentes
Por Rodrigo Antúnez -

Las preexistencias o enfermedades preexistentes son aquellas dolencias que padece una persona antes de decidirse a contratar un seguro de salud.

Al ser enfermedades que padecen las personas que quieren contratar un seguro médico, suponen un riesgo para las compañías, por lo que alguna de estas patologías puede ser motivo para que la aseguradora se niegue a formalizar el contrato de la póliza de salud. Pero esto no siempre es así. Veamos cómo funciona la preexistencia en los seguros médicos.

¿Qué es preexistencia para las compañías aseguradoras?

Algunas aseguradoras consideran enfermedad preexistente a una condición que haya sido diagnosticada por un médico especialista o que no haya podido pasar desapercibida, debido a sus síntomas o efectos.

Por otro lado, también pueden considerarse preexistentes -todo dependerá de la aseguradora-, aquellas enfermedades que, aun no causando síntomas, también afectan o afectarán en un futuro a la salud del futuro asegurado, como hipertensión, diabetes o cáncer.

¿Qué pasa si no declaro una enfermedad preexistente al contratar mi seguro?

Si estas enfermedades no se declaran en el momento de contratar el seguro, pero antes de que finalice el primer año de contrato se solicita asistencia relacionada con estas patologías, la aseguradora puede exigir un informe médico y, una vez obre en su poder, puede actuar de dos formas distintas: la primera es que la compañía podría generar una cláusula adicional en el contrato, la cláusula de “exclusión”, donde señale la no aceptación de coste alguno relacionado con esa patología concreta que ha manifestado su asegurado. La segunda es un caso más extremo, en el que la compañía podría anular la póliza al considerar que la persona asegurada no fue veraz en sus declaraciones iniciales en el momento de contratar.

Por otro lado, si la enfermedad no era prexistente, esto es, si la patología no existía antes de contratar el seguro de salud, la póliza nos cubrirá en la mayor parte de los casos.

Las enfermedades crónicas y los seguros de salud

Las personas que padecen alguna enfermedad crónica suelen tener muchas dificultades para contratar un seguro médico privado pues, por regla general, las aseguradoras evitan ofrecer pólizas a quien podría necesitar tratamientos cuyos gastos son elevados, o que puedan suponer un riesgo alto para ellas.

Pero sí que existen opciones para las personas que tienen alguna patología crónica: seguros específicos, creados por las compañías para tratar enfermedades graves preexistentes; o pólizas de salud que contemplan la inclusión de personas con enfermedades crónicas en el contrato.

Estos productos son escasos, pero con una comparativa de seguros de salud podemos revisar prestaciones y precios para seleccionar el seguro ideal. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el precio de la prima de este tipo de pólizas va a ser superior al de los planes básicos que se suelen encontrar en el mercado de la salud privada. Además, las aseguradoras podrían establecer un límite de edad para contratar, que suele estar fijado entre los 55 y los 60 años.

Así cubren los seguros de salud las enfermedades crónicas

Antes de contratar un seguro de salud debemos pasar por una evaluación previa que habitualmente consiste en cubrir un cuestionario de salud. Si en este cuestionario hemos señalado que padecemos alguna enfermedad crónica, pueden darse dos situaciones: puede ocurrir que la compañía nos acepte sin limitaciones, porque nuestros problemas de salud están dentro de las coberturas que ofrece; o puede que tengamos que recurrir a un seguro de salud específico que sí nos ofrezca garantías. Si nos ofrecen un seguro médico, el precio de la prima podría ser más elevado que el de una póliza de salud básica. En este caso, además, las coberturas del seguro de salud dependerán del plan que nos ofrezca la aseguradora.

Hay pólizas específicas que contemplan coberturas como el acceso a todas las especialidades para pacientes con problemas del corazón, enfermedades neurodegenerativas, cáncer, parálisis o insuficiencia renal, entre otras. Y por otro lado, existen pólizas completas que, aunque no estén especialmente dirigidas a personas con enfermedades preexistentes, crónicas o graves, sí contemplan coberturas y garantías ampliadas y dan acceso a gran número de especialidades y tratamientos terapéuticos como la oncología y radioterapia, las terapias respiratorias, hemodiálisis, etc. Así como a gastos farmacéuticos.

En definitiva, si padecemos una enfermedad que es posible que nos acompañe durante nuestra vida y queremos acceder a un seguro médico privado, tendremos que realizar una comparativa de seguros de salud y seleccionar de entre todos los productos existentes en el mercado, aquel que mejor se adapte a nuestra enfermedad y a nosotros mismos.

COMPARAR SEGUROS DE SALUD

[Total:1    Promedio:5/5]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y analizar de forma estadística el uso de nuestra web con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación. Para más información consulte la política de cookies, si continúa navegando entendemos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies