¿Qué es un seguro de decesos?

¿Qué es un seguro de decesos?
Por Maite Pombo -

Los seguros de decesos son un servicio que crece en contrataciones año tras año. El querer ahorrar trámites y costes a nuestros seres queridos en momentos difíciles hace de esta una solución cada vez más demandada.

Pero ¿qué cubre en realidad un seguro de decesos? ¿Es lo mismo que un seguro de vida? ¿De qué depende el coste de este tipo de seguro? Vamos a resolver todas las dudas.

¿Qué es un seguro de decesos?

El seguro de decesos es aquel que está destinado a cubrir principalmente los gastos y trámites que supone el fallecimiento de una persona. Disponer de un seguro de este tipo ayuda a aliviar responsabilidades y costes a los familiares más directos del fallecido, en un momento ya duro y complicado de por sí. 

Aunque principalmente el seguro de decesos se encarga del servicio funerario y sepelio del fallecido, además de las principales gestiones administrativas relacionadas, también pueden estar cubiertos otro tipo de trámites, según nuestra póliza. Esto es algo por tanto que debemos revisar con detalle antes de contratar este tipo de seguro, dependiendo de nuestra situación o estilo de vida. 

¿Qué cubre un seguro de decesos?

Como hemos dicho, un seguro de decesos cubre principalmente los costes derivados del servicio funerario y los trámites relacionados con este servicio. No obstante, vamos a ver de forma más detenida qué tipo de cobertura ofrecen estos seguros de decesos.

seguro decesos

Costes del servicio funerario y sepelio

  • Servicio de tanatorio
  • Féretro
  • Preparación del cadáver
  • Flores
  • Esquelas
  • Servicio religioso
  • Entierro o incineración

Gestiones administrativas

  • Tramitación certificado de defunción
  • Partida de defunción y testamentos
  • Baja en libro de familia
  • Solicitud de la pensión de viudedad u orfandad
  • Baja de la Seguridad Social
  • Fe de vida

Otras coberturas adicionales

Además de las coberturas más básicas, nuestro seguro de decesos puede incluir otro tipo de coberturas extra, que si bien pueden encarecer nuestra póliza, nos pueden ser muy beneficiosas según nuestra situación. 

  • Testamento online: esta modalidad de testamento permite al titular modificar sus voluntades cómodamente a través de internet, sin necesidad de acudir a un notario hasta que el testamento sea definitivo.
  • Gestión final de la vida digital del fallecido: algo que probablemente hace años sería impensable, es la baja digital de una persona tras su fallecimiento. Algunos seguros incluyen este tipo de gestión, a través de la cual se tramita la anulación de posibles cuentas en redes sociales y el borrado de imágenes o datos personales del finado. 
  • Catering para el velatorio: ya no solo para los familiares más directos sino para aquellos allegados y amigos que asistan al velatorio y funeral del asegurado, algunas pólizas incluyen también este tipo de servicios con total seriedad y discreción.
  • Traslado del fallecido y repatriación: esta cobertura puede ser indispensable para aquellos asegurados que viajan mucho o trabajan en el extranjero. El coste por la repatriación de un fallecido suele ser elevado, cuando no también complicado de tramitar, por lo que será muy beneficioso contar con este trámite en nuestro seguro de decesos.
  • Cobertura adicional por accidente: algunos seguros de decesos pueden incluir esta póliza, más propia de los seguros de vida. En este caso habría una indemnización en caso de que el asegurado fallezca (o incluso sufra algún tipo de incapacidad permanente) por accidente. 

¿En qué se diferencia un seguro de decesos de un seguro de vida?

Aunque puedan generar confusión, los seguros de vida y los seguros de decesos tienen coberturas muy diferentes

En primer lugar, un seguro de vida está destinado a cubrir la pérdida o incapacidad de una persona, puesto que se entiende que esto afectará a la economía familiar. El seguro de decesos en cambio cubre aquellos costes y trámites derivados del servicio funerario y sepelio, algo más puntual que puede ser un quebradero de cabeza durante un momento complicado para los allegados. 

Por tanto, podemos decir que en este caso no existen beneficiarios directos, algo que en el seguro de vida sí sucede.

¿De qué depende el coste de un seguro de decesos?

No nos engañemos. Los costes por un entierro y servicio funerario general suelen ser elevados. Según los datos más recientes, el precio de este tipo de servicios ronda los 3.500-4.000 euros. De ahí que la contratación de un seguro de decesos sea conveniente para poder afrontar este tipo de situaciones en tan duros momentos.

El coste de un seguro de decesos puede variar según la comunidad autónoma y ciudad en que lo contratemos. De esta forma nos encontraremos con precios más elevados en núcleos como Barcelona o Madrid, mientras que resultará más económico realizar esta contratación para poblaciones de menos habitantes.

 

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y analizar de forma estadística el uso de nuestra web con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación. Para más información consulte la política de cookies, si continúa navegando entendemos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies