Los 4 accidentes domésticos más frecuentes

Los 4 accidentes domésticos más frecuentes
Por Maite Pombo -

Aunque nuestra casa sea un refugio donde nos sentimos a salvo del resto del mundo, las estadísticas parecen decir lo contrario: el hogar es el sitio donde tenemos más posibilidades de sufrir un accidente.

Los accidentes domésticos están a la orden del día. Nuestro domicilio es el lugar donde pasamos más tiempo, por lo que es normal que aumenten las probabilidades de sufrir algún tipo de daño. Además, se trata de un entorno con el que estamos familiarizados y en el que nos confiamos, por lo que estaremos menos alerta.

No obstante, hay personas que tienen más riesgo de sufrir accidentes en el hogar que otras. Dentro de este grupo se encuentran los niños menores de 6 años, las personas mayores de 65, y las amas de casa, principalmente mujeres de más de 45 años.

Como veremos a continuación, también existe una tendencia a ciertos tipos de accidentes domésticos, a los que seremos más propensos según el rango de edad en el que nos encontremos.

¿Cuáles son los accidentes domésticos más frecuentes?

seguro de hogar

Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística, en el 2018 tuvieron lugar en nuestro país un total de 15.768 fallecimientos por causas externas (no relacionadas con enfermedades). Las caídas accidentales (3.143 fallecidos por este motivo), el ahogamiento y la sofocación (3.090 en este caso) los accidentes más comunes dentro de esta categoría.

Sorprendentemente, las muertes ocasionadas por accidentes de este tipo supera a las muertes totales por accidente de tráfico (un total de 1.896 en el mismo año).

Pero además de tener consecuencias fatales, también existen determinados tipos de accidentes domésticos que se dan con más frecuencia en ciertos rangos de edad y sexo, y que pueden ocasionar heridas y lesiones más o menos graves.

Los accidentes en el hogar que suceden con más frecuencia son los que explicamos a continuación.

Quemaduras

Los accidentes por quemaduras en general tienen lugar en su gran mayoría dentro del ambiente doméstico, siendo mujeres y niños los más propensos a sufrirlos. Más concretamente, este tipo de lesiones tienen lugar en la cocina, debido al uso de recipientes que contienen líquidos calientes y la exposición a las llamas de los fogones.

No solo en quemaduras, sino que este tipo de accidentes pueden derivar en incendios en la propia vivienda, por lo que es importante extremar las precauciones y asegurarnos de que tenemos un seguro que cubre el riesgo de incendio en nuestra casa.

VER OFERTAS DE SEGUROS DE HOGAR

Caídas y resbalones

Nuestros mayores son los que más se ven afectados por caídas y resbalones en el hogar, corriendo el riesgo de lesión grave o mortal. Además, el riesgo aumenta según aumenta la edad: desde hematomas hasta fracturas o traumatismos más graves son las lesiones más frecuentes derivadas de este tipo de accidentes.

El lugar donde son más frecuentes los resbalones en los domicilios es el cuarto de baño, especialmente en la bañera y la ducha. Nunca está de más contar con alfombrillas antideslizantes y barras de sujeción con las que evitar este tipo de accidentes.

Intoxicaciones

Las intoxicaciones en el entorno doméstico pueden ser debidas a la ingesta de alimentos en mal estado, a la automedicación sin control médico o incluso debido a la inhalación de productos de limpieza.

Aunque este último motivo pueda parecer poco frecuente, durante el estado de alarma por la expansión del COVID-19 se registró un aumento importante de incidentes y llamadas al 112 por este motivo. Ante las indicaciones de extremar la higiene y limpieza para frenar el contagio del coronavirus, se dieron muchos casos de inhalación accidental de elementos tóxicos por mezclar diferentes productos de limpieza (principalmente lejía y amoníaco).

Ahogamiento y asfixia

En lo que a casos de ahogamiento y asfixia respecta, la edad es el principal factor de riesgo. Los niños de entre 1 y 4 años son los más propensos a sufrir este tipo de accidentes al introducir objetos en la boca o nariz, obstruyendo con ello las vías respiratorias.

Los ahogamientos en esta franja de edad siempre suelen tener lugar durante esos breves momentos en los que los hemos dejado a los más pequeños de casa sin supervisión.

¿Se pueden evitar los accidentes domésticos?

Como vemos, nuestro propio hogar puede ser el lugar donde se produzcan accidentes de los más variado y en los que podemos vernos involucrados desde niños a mayores.

Mantener los objetos calientes fuera del alcance de los niños (y, siendo adultos, manejarlos con cuidado), instalar alfombrillas antideslizantes y asas de sujeción en los lugares más propensos a resbalones, así como asegurarnos de no dejar en el suelo elementos que puedan ocasionar caídas o no subirnos a mobiliario inestable para alcanzar las zonas altas de la casa son consejos básicos para evitar riesgos innecesarios en nuestro hogar. Toda precaución es poca, pero aún así es imposible reducir los riesgos al 100%.

Por suerte, los seguros de hogar suelen cubrir este tipo de accidentes no solo a inquilinos, sino también a posibles visitantes. Por esta razón siempre es recomendable disponer de un seguro de hogar que pueda darnos un poco de tranquilidad cuando más la necesitamos.

VER OFERTAS DE SEGUROS DE HOGAR

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y analizar de forma estadística el uso de nuestra web con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación. Para más información consulte la política de cookies, si continúa navegando entendemos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies