COVID-19: Mi experiencia en el Camino de Santiago

COVID-19: Mi experiencia en el Camino de Santiago
Por Maite Pombo -

Ante las restricciones impuestas en todo el mundo por la crisis del COVID-19, muchos de nosotros hemos optado por alternativas de ocio nacionales y cerca de casa, con las que poder olvidarnos del confinamiento y volver a respirar aire fresco de nuevo. 

Este ha sido mi caso. Por eso, recién llegada del Camino de Santiago, quiero contaros en primera persona cómo ha sido mi experiencia. Además, trataré de desmontar algunos mitos que se han generado recientemente con la expansión del coronavirus, para que aquellos que todavía tenéis dudas os animéis a hacer el Camino con total tranquilidad.

¿Es seguro hacer el Camino de Santiago en tiempos de Covid?

El principal motivo por el cual muchos no se deciden a hacer el Camino de Santiago es porque consideran que ahora mismo no es seguro y que las probabilidades de contagio son muy altas.

Por supuesto, no salir de casa sigue siendo la forma más segura de no contagiarse. Pero si te decides a hacer el Camino, simplemente tendrás que tomar las mismas medidas que cuando sales a hacer la compra al supermercado de enfrente: guardar las distancias de seguridad, usar mascarilla en todo momento, lavarte las manos con frecuencia y no compartir objetos con otras personas.

En mi caso, para mi semana de caminata llevé mascarillas para cada día, además de un bote de gel hidroalcohólico que tenía siempre a mano para cuando fuera necesario. En todos los establecimientos públicos que me encontré tienen por supuesto gel a disposición de los usuarios inmediatamente en la entrada. Te serán muy útiles también un par de bolsas de plástico herméticas, donde poder guardar tus mascarillas y gel sin que entren en contacto con otros objetos.

camino covid

¿Son los hoteles la mejor opción en cuanto a seguridad?

Si prefieres la intimidad y comodidad de una habitación individual durante el Camino de Santiago, siempre tendrás pensiones y hoteles en los que descansar después de una larga jornada a pie. No obstante, si quieres ajustar el presupuesto y conocer a otros peregrinos, no dejes de utilizar los albergues privados que encontrarás en cada etapa del Camino por miedo a un mayor riesgo de contagio.

PLANIFICA TU CAMINO AL MEJOR PRECIO

En mi caso, preferí reservar previamente la estancia para cada noche (en vez de buscar alojamiento al llegar al destino). Opté por albergues de peregrinos en los que dormía en cama litera en habitación compartida. En todos ellos me encontré con que habían tomado las medidas de seguridad oportunas: gel hidroalcohólico en cada entrada y en todas las estancias compartidas, sábanas desinfectadas previamente (incluso recién sacadas de un envase de plástico que garantizaba que nadie más había tenido contacto con tu ropa de cama)…

Además, para asegurar distancias entre las camas de unos peregrinos y otros, las literas intermedias se dejan sin ocupar. En algunos de estos albergues incluso se nos midió la temperatura nada más llegar, lo cual da bastante seguridad y demuestra que los encargados de estos albergues se han tomado las medidas en serio

Tanto si quieres una opción muy económica como los albergues de peregrinos, o prefieres la comodidad y privacidad total de una pensión u hotel, mi recomendación es que reserves con un mínimo de antelación. Así evitarás las prisas por encontrar sitio al final de cada etapa y te hospedarás en los mejores alojamientos, sin sorpresas.

planificar camino

¿Voy a estar solo/a durante todo el Camino?

Tampoco va a ser el caso, para bien o para mal (aunque siempre dependerá de la variante del Camino por la que te decantes).

Personalmente, y aunque decidí hacer el Camino por mi cuenta, no me gustaba la idea de verme caminando totalmente sola durante toda una semana. Por eso elegí el segundo Camino de Santiago más concurrido: el Camino Portugués. Sin embargo durante la primera etapa de mi viaje apenas vi a otros peregrinos mientras caminaba…

Aunque al principio creí que se debía realmente a las restricciones actuales, me extrañó que nadie más se animase a hacer el Camino Portugués. Me di cuenta más tarde que simplemente no había coincidido con más peregrinos en mi primer día porque había salido más tarde de lo previsto. Además, la mayoría se había decantado por la variante del Camino Portugués por la costa, que no coincide con el Camino Portugués tradicional hasta el pueblo de Redondela. A partir de ahí sí pude conocer a otros peregrinos con los que continué el resto del Camino. 

MÁS INFO SOBRE EL CAMINO PORTUGUÉS

Si quieres hacer el Camino en casi total soledad y estás en buena forma física, siempre puedes optar por el Camino Primitivo, con mucha menos afluencia de peregrinos (aunque más duro, así que asegúrate de que estás en buena forma física). 

Mis consejos finales

Personalmente, mi experiencia durante el Camino de Santiago ha sido única. No me sentí insegura en ningún momento durante el viaje, a pesar de hacerlo sola. Tampoco me encontré en situaciones en las que hubiera riesgo de contagio en los lugares en los que he pernoctado. En todo caso, mi recomendación es que planifiques con un poco de tiempo los días que vas a dedicarle y que reserves el hospedaje previamente. 

Tanto si te animas a hacer el Camino por tu cuenta como en compañía, recuerda que depende de ti tomar las medidas de seguridad oportunas para no ponerte ni poner en riesgo a los peregrinos con los que te encuentres: usa siempre mascarilla, guarda las distancias, lávate exhaustivamente las manos y contacta con los servicios médicos en caso de presentar síntomas de malestar. 

¡Buen camino, peregrin@!

camino santiago

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*